Miércoles , 17 octubre 2018
Última Hora
Inicio » Artículos de Interés » PARENTALIDAD COMPARTIDA

PARENTALIDAD COMPARTIDA

 

pc

 

Primero quiero decir, que no voy a entrar en debate ni a examinar el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de corresponsabilidad parental y otras medidas en los casos de nulidad, separación o divorcio. (Conocida como Anteproyecto de Ley de Custodia Compartida).

La custodia compartida es un término confuso que en algunas ocasiones se refiere a la responsabilidad conjunta y en otras a la localización física, o a ambas. Se basa fundamentalmente en el concepto de coparentalidad, es decir, igual implicación de los dos progenitores en la crianza de lxs hijxs (Heterington y Stanley-Hagan, 1997, 1999).

En mi opinión, custodia compartida no la entiendo como que lxs hijxs pasen exactamente el mismo tiempo con el padre y con la madre, sino que ambos contribuyan a su relación parental,  a la crianza y educación en forma proporcional a sus recursos, a los del otro progenitor y a las necesidades del niño.

Que los niños puedan tener dos casas y dividir por mitad su tiempo entre ambos padres (atiéndanme “padres” como ambos progenitores: madre y padre),  es controvertido. Algunos progenitores insisten en que la relación con los hijos debe ser idéntica en todos sus aspectos, incluso la cantidad de tiempo que pasan con cada uno (“debe ser el 50%”). Como resultado, algunos niños alternan una semana o parte de la semana con el padre y con la madre, a veces los padres se turnan para vivir en domicilio familiar con sus hijos (aunque esta opción últimamente no es práctica, debido al alto coste económico que conlleva, mantener la casa familiar más dos alquileres).

descarga (2)

Por tanto, aunque la equidad y el equilibrio entre los padres parece razonable, existe el riesgo de que esta igualdad se traduzca en un ir y venir contiguo e impida asentarse en algún lugar, según abogan algunos expertos.

Los niños tienen un profundo sentido de la igualdad y quieren ser justos con sus padres, por ello en algunos casos sacrificarán sus propias necesidades con tal de ser fieles a ambos y ellos mismos solicitaran residir el mismo tiempo con ambos. Algunos quieren pasar más tiempo con un progenitor en una fase particular de su desarrollo, sin por ello rechazar al otro, pero temen herir.

Moverse frecuentemente entre la casa de ambos padres, puede ser beneficioso en cuento que permite continuar en estrecho contacto con ambos, especialmente durante la infancia, sin embargo, es posible que un acuerdo que resultaba operativo en una primera etapa tenga que modificarse posteriormente cuando los hijos son adolescente.

La guarda y custodia compartida requiere respeto mutuo, armonía y colaboración entre los ex, para que puedan resolver las cuestiones relacionadas con los hijos sin demasiados conflictos. Por ello, a la hora de adoptar con las máximas garantías un sistema de estas características, es preciso tener en cuenta una serie de presupuestos básico de tipo psicosocial, de los que según diversos estudios depende el éxito:

Debe proceder de un efectivo pacto entre los progenitores.
Dada su complicación, este sistema no puede imponerse contra la voluntad de alguno.
Un alto nivel de cooperación y comunicación entre los padres, y claridad sobre quién es responsable en cada momento de cada actividad.
Que los progenitores tengan buena predisposición para entenderse respecto de los problemas y responsabilidades suscitados por los hijos. Y que cada uno de ellos perciba al otro como alguien competente e importante para los menores.
Buena disposición de ambos a ser flexible, dentro de una estructura clara y consistencia en las pautas educativas. Estilo de crianza paralelo.
Proximidad geográfica para reducir el tiempo de viaje y el cansancio del niño, además de la importancia de residir carca el uno del otro o como mínimo en la misma población.
Liberar al niño de preocupaciones sobre ser equitativo con ambos.
Solucionar los aspectos prácticos: tener algunas cosas por duplicado en cada casa evita que el niño tenga que llevar sus pertenencias de un lado a otro.
Respeto por las amistades y actividades del niño: cada vez adquieren más importancia a medida que crecen.
Escuchar al niño y poder percibir cuando el acuerdo necesita ajustes.

Por otra parte los inconvenientes observados tienen que ver con la sobrecarga de tener que vivir en dos domicilios, la confusión y la ansiedad que les produce la anticipación de los cambios, especialmente en los niños chicos (más pequeños). No obstante, cuando el nivel de conflicto es bajo, puede enriquecer el mundo social, afectivo y familiar de los menores teniendo la oportunidad de adaptarse a dos formas de ver la vida, adquiriendo una visión más amplia y constructiva de su personalidad.

11652593--478x270

Otro punto que me gustaría comentar, es que la 

mayoría de los progenitores cuando acuden a Mediación Familiar y tienen hijxs, hablan de acordar Custodia Compartida, y la entienden como hemos dicho anteriormente repartir el 50% del tiempo en partes iguales. Normalmente suelen hacerlo por semanas alternas, y los motivos de esta opción, pueden ser diversos (podría dar para un debate). En lugar de llamar Custodia Compartida (C.C), le llamo Parentalidad Compartida, porque le quitamos la carga de esa idea o concepto construido y formado que la mayoría tenemos de C.C.

Pongamos un ejemplo: ambos están de acuerdo en la C.C. La situación es la siguiente: cada progenitor semana alterna al 50%. Bien, uno de los progenitores, no tiene un horario fijo de trabajo, es decir, una semana antes la empresa le suele decir el horario de la semana siguiente de mañana o noche (las tardes las tiene libres), con lo que algunas noches no podrá estar en casa, por lo que pide ayuda a los abuelos para que se hagan cargo por las noches de los nietos. Esta circunstancia, llega a ser conocida por el otro progenitor, el cual no está de acuerdo, porque la C.C es para que este con lxs hijxs y si no se puede hacerse cargo, puede interponer una demanda para cambiar dicha C.C por no hacerse efectiva.

¿Qué puede ofrecer la Mediación Familiar en estos casos?. Estudiar y entender la situación cotidiana y la viabilidad de cada progenitor, sin etiquetar con nombres. Es decir, quizá una opción entre otras, podría ser, que durmieran siempre con el mismo progenitor y el progenitor con turno complicado, pudiera recogerlos a la salida del colegio, comer con ellos todos los días, llevarles a las clases extraescolares o pasar la tarde con ellos, y que les recogiera a la salida el otro progenitor. Y los fines de semana alternos. No sé cómo se llama exactamente esta forma, pero sé que les que funcionó, incluso acordaron también que algunas noches lxs nietxs durmiran en casa de los abuelos, porque disfrutaban mucho.( No obstante, si cambiarán las circunstancias saben que pueden volver a Mediación).

 

Cecilia Pereda Castillo

 

Acerca de Editor

Administradores de la web de l'Associació Catalana de Pares Separats. ACAPASE

Deja un Comentario