Sábado , 20 octubre 2018
Última Hora
Inicio » Asociaciones » ’Yo quiero a mi mamá y a mi papá’
’Yo quiero a mi mamá y a mi papá’

’Yo quiero a mi mamá y a mi papá’

Me sentía como un traidor. Cuando volvía a casa el domingo por la noche, mi madre me sometía a tercer grado: Que cómo era la nueva novia de papá, que si me reñía, que si tenían lavavajillas o si iban al cine. En fin, quería saberlo todo. Un día me harté y le contesté: Yo no soy un espía, soy vuestro hijo. De los dos. Esas preguntas tuyas me hacen sentir mal. Si quieres saber esos detalles, llama a papá”. Este es el testimonio de Ramón, un menor afectado por la separación de sus padres y cuyo testimonio aparece recogido en la página web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria en la que se analizan los ’efectos’ de las rupturas conyugales en los hijos. El divorcio es el final de una vida de familia típica, que significa un cambio para todos sus miembros. Desde que en 1981 se aprobó en España la Ley del Divorcio, el número de separaciones se ha incrementado considerablemente año tras año, a pesar de que algunas personas están convencidas de que el amor debe ser eterno. Esto no es así, y la realidad es que después de un divorcio, los grandes perjudicados siempre son los hijos. Para paliar este problema nace en Tenerife la Asociación por la Custodia Compartida (ATCC) que, desde el mes de junio, lucha por el derecho que tienen los hijos de padres separados a ser cuidados tanto por el padre como por la madre, a seguir disfrutando de cada uno de sus progenitores y de sus respectivas familias. Se trata de un grupo de padres y madres afectados que están convencidos de que la custodia compartida es la mejor fórmula en beneficio del menor.
Su presidente, Mario Fernández, asegura que los hijos de padres separados tienen “derecho” a ser cuidados tanto por el padre como por la madre, igual que antes de la separación. Los hijos quieren a los dos por igual y la ley no puede permitir que se le dé la custodia a uno de los progenitores”. En virtud de la actual Ley de Divorcio de 2005, en casi un 97 por ciento se le otorga a la mujer y en un 3 por ciento al padre. En estos casos, explica Mario Fernández, es uno de los padres el que “tiene la sarten por el mango y partiendo de esa situación de desventaja es imposible negociar. Lo ideal”, prosigue, “es partir de igual, porque así nos evitamos situaciones como por ejemplo: dame más dinero, y te dejo ver al niño más tiempo”.La Ley actual no otorga la custodia compartida, es una de las partes la que la tiene que solicitar. Si la pareja esta deacuerdo, serán ellos mismos los que pacten el tiempo en función de los intereses de ambos (cada quince días en casa de cada uno, fines de semana, dias alternos,…). Cuando los padres son incapaces de llegar a un acuerdo, interviene la figura del mediador familiar, que conjuntamente con el juez, el Fiscal y el informe psicosocial (que no es vinculante, pero sí muy mirado por los jueces), fijará los tiempos y las responsabilidades de cada uno en función de los horarios laborales y de la predisposición de ambos de estar con los niños. En opinión de Mario Fernández, “es mucho mejor que los padres se pongan de acuerdo porque, al final, te la juegas a que un juez te dicte unos tiempos que no te convienen”.
Niños más felices.-Para Mario Fernández, la custodia compartida es la mejor opción para los menores. “Terminan siendo niños mucho más felices, porque al final de lo que se trata es de intentar llevar la misma rutina que antes y dividir las responsabilidades”. “Son muchos los padres que quieren colaborar y la Ley no se lo permite y también me pongo en el caso contrario”, cuenta Fernández, “cuántas madres no se verían ayudadas si pidieran la custodia compartida porque así el padre cumpliría con su responsabilidad”. Está claro que el padre que no quiere estar con sus hijos no pide la custodia compartida. Le asignan un día y una hora y cumple. “Pero para la asociación es fundamental que la Ley ayude a aquellos padres que sí queremos compatir responsabilidades con la madre. Llevarlos al médico, al fútbol, hacer la tarea, …no como ocurre ahora. Yo tengo la custodia, yo lo llego al médico, mi novio lo lleva al fútbol, mi madre hace la tarea con él,…¿Y el padre?”.
La pensión.-“Yo me separo de mi mujer no de mis hijos”, puntualiza Fernández, “y la actual Ley no sólo te separa de tus hijos sino del entorno”. En este sentido, asegura que todo el entorno familiar del padre está también afectado por una Ley “que te hace pagar y te impone un régimen de visitas”.En cuanto a la pensión alimenticia, Fernández afirma que con la custodia compartida “los dos comparten los gastos”. “No hay uno (generalmente el padre) que paga y después, encima, ve al niño dos horas dos veces por semana. Con la custodia compartida esto no ocurre, se comparten los gastos. No somos cajeros automáticos, somos padres”, recuerda. “Esta frase la dijo un padre en una manifestación hace poco en Sevilla sobre custodia compartida”.Otra de las ventajas, aparte de ser lo mejor para los niños, es que el nucleo familiar no se puede alejar. “Cuando la custodia la tiene uno de los cónyuges, éste puede irse a donde le dé la gana sin contar contigo. Con la custodia compartida esto no ocurre. Uno no puede coger el menor y llevárselo, tiene que haber conformidad de las dos partes”. En opinión de Fernández, muchas mujeres se oponen la custodia compartida porque piensan que el menor las va a querer menos, pero no es así. “Muchos conflictos se evitarían con este sistema”. Asimismo, asegura que el hecho de que el menor pase unos días con su padre y otros con su madre no es “traumático en absoluto. Es más”, indica, “a veces son los propios hijos los que piden la custodia, porque al final piden pasar más tiempo con su padre, aunque tengan que estar con una maleta de un lado para otro”. No obstante, aclara que “son muchas las mujeres que están viendo las ventajas de la custodia compartida y la están solicitando. De hecho”, afirma, “nuestra vicepresidenta es una mujer, y tenemos varias madres afectadas”.
Denuncias falsas.- Mario Fernández no se atreve a dar un dato sobre las denuncias falsas por maltrato que muchas veces son utilizadas en las separaciones y divorcios para obtener claras ventajas sociales, judiciales y económicas. Sin embargo, sí asegura que cualquier denuncia falsa que se presente en un juzgado es para hacer daño “y aquí quien sufre las consecuencias no es la pareja, sino los niños”. “Hay que amparar a las mujeres, pero según la ley actual si un hombre tiene sólo indicios de maltrato, ya no puede pedir la custodia compartida”.
Asociación Catalana de Padres Separados

Acerca de Editor

Administradores de la web de l'Associació Catalana de Pares Separats. ACAPASE

Deja un Comentario