Jueves , 7 septiembre 2017
Última Hora
Inicio » Artículos de Interés » 40 años de experiencia en Custodia Compartida en Suecia confirma los beneficios para los menores.

40 años de experiencia en Custodia Compartida en Suecia confirma los beneficios para los menores.

La custodia compartida no solo no provoca más problemas psicosomáticos en los niños, sino que es un elemento de protección de su salud mental y física, en comparación con la custodia monoparental.

En 1974, Suecia fue el primer país en permitir que tanto padres como madres pudieran disfrutar de un permiso tras el nacimiento de un hijo. Dos años más tarde, los padres adquirieron el derecho a disfrutar de la custodia compartida de sus hijos tras la separación. Estas iniciativas legales han contribuido a que el porcentaje de este modelo no haya hecho más que aumentar en este país. El mismo efecto podemos observar en Bélgica, Australia o España. Hoy en día, en Suecia se estima que alrededor del 14% de la separación de los padres tienen conflictos con respecto a la custodia y los hijos de la vivienda y aproximadamente el 2% han resuelto sus disputas de custodia en los tribunales.

La farsa de género

En comparación, España arroja unas cifras superiores al 45% de casos contenciosos. Uno de los argumentos que se ha utilizado a la hora de ir en contra de este modelo de acuerdo de custodia de los hijos tras la ruptura de la pareja, en el que el reparto de los tiempos y espacios con los hijos se equilibra entre los progenitores, es que acarrea problemas psicológicos o físicos en los hijos. Así se expresó Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas (FMP), que no ha dudado en afirmar en los medios que una custodia impuesta a unos padres que no están de acuerdo “no puede funcionar y es muy perjudicial para los menores porque dificulta la estabilidad que necesitan para su desarrollo”. Del mismo modo, señala que la custodia compartida es recomendable cuando hay acuerdo entre los padres, pero si no “puede ser muy perjudicial porque los menores necesitan un clima estable de conducta y educación. Cuando no es así, lo único que se hace es perjudicar su desarrollo emocional y no es el entorno más adecuado para su personalidad”

Lo primero que llama la atención del anterior argumento es que la diferencia se encuentra en uno de los progenitores (se sobreentiende por las declaraciones y la práctica habitual en los juzgado que se refiere a la madre) que, si acepta el régimen de corresponsabilidad parental de los hijos convierte en bueno el sistema y, si lo rechaza y es adoptado en contra de su opinión, su actitud logra que se lesione la salud física y mental del hijo, lo que nos llevaría a pensar que el objeto de estudio estaría, en rigor científico, en la variable independiente “actitud de la madre”, que determina y afecta la variable dependiente “salud física y mental del menor”, algo que dejo aquí para aquel que desee ahondar en el conocimiento del asunto. Quien afirma que la custodia compartida lesiona la salud mental y/o física de los niños no suele apoyar este argumento con investigación o, como es habitual, usa investigación que tiene severas limitaciones metodológicas. Este es el caso del estudio que se refiere en el artículo de donde se han sacado las anteriores afirmaciones: “Overnight Custody Arrangements, Attachment, and Adjustment Among Very Young Children”, publicado en el Journal of Marriage 21/7/2015 custodia compartida mejora salud psicológica y física de los hijos. Una superficial lectura del estudio nos señala que los progenitores elegidos para formar parte de él pertenecen a minorías étnicas de ciudades del interior de EEUU, que se definen por su pobreza, falta de educación, carencia de vínculos maritales, con hijos de más de un padre y con altas tasas de encarcelamiento como resultado de consumo de abuso de drogas y alcohol, lo que no parece, a primera vista, el perfil habitual de una familia típicamente americana o española y, por tanto, difícilmente extrapolable sus resultados a ellas.

Difundir informes sin el más mínimo rigor científico o sesgar los datos de los que si lo tienen es una practica habitual de la España de género para tener engañada a la ciudadanía para justificar políticas de destrucción familiar y financiación y captación de votos de sus partidos.

Aún más reciente, en mayo de 2015, entidades como la Asociación de mujeres juristas Themis, Custodia en Positivo, la Federación de Asociaciones de mujeres separadas y divorciadas, Abogadas por la igualdad o la Asociación de Mujeres contra la violencia de género Maeve, entre otras, han firmado un manifiesto en el que piden la adhesión de los partidos a su iniciativa para retirar la norma valenciana que prioriza la custodia compartida, argumentando (sin datos que lo apoyen) que se están obviando síntomas en menores, como consecuencia directa de esta medida, como trastorno de déficit de atención, de sueño o de alimentación, depresión, involución en el desarrollo del lenguaje, eneuresis, fracaso escolar o agresividad.

Con todo lo anterior, y mientras sigamos escuchando este argumento como recurso en un juzgado de boca de abogados o, desafortunadamente para el rigor científico que se les debe exigir a los miembros de esta profesión, psicólogos resulta de interés seguir refiriendo La custodia compartida disminuye los problemas psicosomáticos de los niños. La custodia compartida mejora salud psicológica y física de los hijos según las investigaciones científicas actuales con todas las garantías metodológicas, que nos aporte información técnica veraz y al día sobre el tema a debate.

Lo mejor para los niños: una familia intacta.

Decenas de estudios han demostrado en las últimas décadas que los niños con padres separados muestran mayores riesgos de problemas emocionales y de inadaptación social que aquellos con padres que cohabitan. Se han dado diversas explicaciones, relacionando variables relevantes como la experiencia real con el proceso de crisis emocional, pérdida de recursos materiales y humanos, nivel superiores de conflicto entre los progenitores, los sentimientos de alienación de los hijos al vivir separados de uno de sus padres, etc. Las consecuencias es un aumento de las quejas psicológicas en los niños. En Suecia, se ha investigado variables tales como la tensión económica en la familia, la presión escolar, la falta de apoyo emocional de los padres, demostrando estar relacionados con los síntomas psicosomáticos en los adolescentes suecos, sin que se conozcan claramente los mecanismos de cómo se relacionan. En un reciente estudio sueco que a continuación expondremos se revisa si la custodia compartida está relacionada de alguna forma con los problemas psicosomáticos en escolares de 12 y 15 años, con objeto de apoyar o refutar dicho argumento.

¿Qué son los trastornos psicosomáticos?

Los trastornos psicosomáticos hacen referencia a aquellos problemas presentes en el individuo cuya causa original son los conflictos psicológicos que le generan una gran ansiedad, provocando en él un sufrimientos que en apariencia tiene un origen orgánico. Es decir, es un síntoma físico que se supone producto de un padecimiento mental. En los últimos años y, según diversos autores debido a variadas causas, el número de quejas sobre estos problemas que reportan los niños ha aumentado considerablemente.

¿Aumenta la custodia compartida lo problemas psicosomáticos en los niños?

Los investigadores, con el respaldo de Swedish National Board of Health and Welfare, utilizaron datos de una encuesta nacional en la que se incluían todos los estudiantes de sexto y noveno grado en Suecia (207.700), dando una muestra total de 147.839 menores de edad que accedieron a la prueba y respondieron a preguntas sobre las co-variables “relaciones entre padre e hijos” y “recursos materiales” y completaron el cuestionario. Los problemas a estudiar fueron: custodia compartida mejora salud psicológica y física de los hijos, dificultades para concentrarse, dificultades para dormir, dolores de cabeza, dolores de estómago, tensión, tristeza, mareos y falta de apetito. Los grupos de comparación fueron tres: niños en custodia física conjunta, niños en custodia monoparental (materna o paterna) y familias nucleares con ambos miembros presentes. Las variables a estudiar fueron: la satisfacción de los niños con los recursos materiales, la presencia de trastornos psicosomáticos y la calidad de las relaciones de los hijos con los padres.

Los niños en custodia conjunta mostraron menos problemas psicosomáticos que los niños pertenecientes al grupo de lo que vivían bajo un sistema de custodia monoparental. Por su parte, los niños de familias intactas registraron menos síntomas que los que vivían en custodia conjunta, confirmando una vez más que el divorcio, independientemente del sistema, acarrea en los menores consecuencias psicológicas pero que, puestos a elegir, el sistema de custodia conjunta era mejor que el sistema de custodia monoparental. La satisfacción con los recursos materiales y la relaciones entre los padre e hijos se asociaron igualmente con mejor salud psicosomática en los niños, pero sin que pudiera explicar las diferencias entre los niños con diferentes modelos de custodia. Los niños con custodia compartida disfrutan de mejor salud que los que se crían con un solo progenitor. Los patrones de respuesta encontraron diferencias por sexo. Las niñas sufrieron más problemas que los niños, tanto cuando se analizó la escala en términos de valores medios como cuando se analizó la frecuencia de los síntomas. La tristeza era el problema más frecuente para las niñas en todos los arreglos de custodia, seguido de problemas de sueño y dolores de cabeza. Para los varones, los problemas de sueño y de concentración fueron los más comunes. Todas estas diferencias fueron estadísticamente significativas. La conclusión, en línea con estudios previos, es que los datos apuntan a que la custodia compartida no solo no provoca más problemas psicosomáticos en los niños, sino que parece que fuera un elemento de protección de su salud mental y física, en comparación con la custodia monoparental.

Basado en un articulo del Psicólogo Forense Jose Manuel AguilarPublicado en su blog

 

Acerca de Editor

Administradores de la web de l'Associació Catalana de Pares Separats. ACAPASE

Deja un Comentario