Sábado , 18 febrero 2017
Última Hora
Inicio » Noticias ACAPASE » En huelga de hambre por su hija
En huelga de hambre por su hija

En huelga de hambre por su hija

Richard lleva 16 días viviendo en la puerta del Ministerio de Justicia 7357454; Ha venido desde Barcelona y pide que un juez le dé la custodia compartida de su hija Valentina de cinco años.
Su nombre es Richard Monteghepardi y está desesperado. Hoy se cumple su decimoctavo día en huelga de hambre en la puerta del ministerio de Justicia. Ayuna porque lleva cuatro meses y medio sin ver a su hija de 5 años. Desesperado, desde su «fortín» de la calle Manzana, una de las entradas laterales del ministerio frente al Metro de Noviciado, ha llegado a rogar al ministro para que mejore su situación a través de un comunicado. El de Richard no es un problema exclusivo. Este alemán de orígenes italianos quiere que un juez le dé la custodia compartida de su hija de Valentina. Asegura que el sistema judicial le impide cumplir con sus obligaciones como padre y, de paso, también contar con la compañía de su pequeña. Cuando llegó a Barcelona, ciudad en la que reside desde hace nueve años, este hombre jamás pudo imaginar que se encontraría en esta situación. De su matrimonio con Laura, una costarricense de la que está separado, sólo le queda un bonito recuerdo, Valentina. Desde entonces una «guerra» de denuncias que ya están archivadas le han alejado de su hija. Precisamente tras desestimar la última querella un juez de la Ciudad Condal suspendió su régimen de visitas. «Se hace una mala aplicación de la Ley de Violencia de Género. En España cada año son denunciados 170.000 hombres y más de la mitad resultan denuncias falsas y quedan absueltos», denuncia este padre desesperado.
«Sin su papá» El último intento de acercarse a su niña fue precisamente el día del cumpleaños de ésta hace dos años. El 14 de febrero acudió hasta la puerta del centro escolar al que asiste Valentina pero su madre le impidió verla. Desde entonces no ha podido saber nada de la niña. «No hay ninguna razón por la que mi hija tenga que estar sin su papá», relata Richard. Ahora un recurso que se ha demorado durante los últimos dos años es su única esperanza, aunque aún no sabe siquiera cuándo se celebrará el juicio. De momento, mientras su buena salud no le falle, este profesor de idiomas y traductor no piensa desistir de su huelga de hambre. «No aceptaré que un juez o una fiscal que ni siquiera saben cómo se llama mi hija decidan, tres días antes de irse de vacaciones, privar de un sólo plumazo a mi hija de su único y querido papá», explica Richard en el texto que ha remitido al ministro. El frío no es problema, desde su nuevo hogar -una acera de escasos 90 centímetros de ancho en la que traga sin cesar el humo de los coches- observa cómo le han quedado las pancartas que ahora rodean el edificio ministerial. «Son un espectáculo», exclama.
http://www.larazon.es/noticias/noti_mad25258.htm
Asociación Catalana de Padres Separados

Acerca de Editor

Administradores de la web de l'Associació Catalana de Pares Separats. ACAPASE

Deja un Comentario